Jumasa, o el desarrollo del tejido industrial gallego

La financiación de Sogarpo y Aquisgrán hace posible el crecimiento de Jumasa,
un proveedor de la pujante industria agroalimentaria gallega

Jumasa, Taller Industrial del Metal, S.L. es una empresa de carpintería metálica centrada en proveer servicios al grupo Coren, la mayor cooperativa agroalimentaria de España. Jumasa es un ejemplo de la flexibilidad que permite a las pymes proveedoras de los grandes grupos adaptarse a las necesidades cambiantes de éstos, y de esta manera hacer posible su desarrollo, y crecer con ellos.

El taller de Jumasa está en Vilar de Gomareite, pequeña localidad en un extremo de la comarca de Limia, que es inusualmente llana para Galicia, lo que explica la presencia de varias granjas avícolas entre sus campos de trigo. Esta ubicación permite a Jumasa estar cerca de su principal cliente, el grupo Coren, para el que realiza instalaciones metálicas de todo tipo (ventanas, estructuras, comederos…) en sus granjas y centros de procesado. La rapidez de su respuesta y la calidad y fiabilidad de su servicio a ha llevado a Jumasa a consolidar y ampliar una relación de más de veinte años con Coren, y a mantener un crecimiento sostenido.

Jumasa está dirigida por dos socios, Salomón Conde y Juan Souto. Juan, de más edad, incorporó como socio hace unos años a Salomón, como una manera de asegurar la continuidad del negocio y hacer posible su crecimiento. Las perspectivas del negocio son buenas, debido a la pujanza de sus clientes, y a las necesidades de inversión derivadas de la nueva normativa de bienestar animal, que requiere rediseñar las granjas para dar más espacio a los animales. Es para financiar el capital circulante (materias primas, cuantas a cobrar) requerido por su crecimiento, que Jumasa solicitó financiación a Sogarpo, que decidió que el suyo sería el primer préstamo de Aquisgrán avalado por Sogarpo.

El principal reto al que se enfrenta la empresa es la dificultad de contratar personal para atender el número creciente de pedidos que recibe. Ello afecta especialmente al personal más joven, como lo ilustra el hecho de que ninguno de los ocho empleados de la empresa tiene menos de treinta años. Y, en opinión de Salomón, esto compromete a medio plazo el futuro de empresas como la suya, que deberían tener jóvenes que se fueran formando en el trabajo y aportaran su empuje y nuevas ideas.

El caso de Jumasa, a la vez que representativo de la necesidad de rejuvenecer el empleo industrial en España, es también ilustrativo de una de las posibles soluciones: fomentar el emprendimiento mediante la adquisición de negocios existentes, o participaciones en los mismos, por jóvenes con experiencia, como hizo Salomón al incorporarse hace unos años. Ello haría posible esa inyección de juventud y espíritu emprendedor de que tan necesitado está el tejido industrial español, mayoritariamente formado por pymes, de las que Jumasa es un muy buen ejemplo.